Categoría: "PLEGARIAS"

PLEGARIA 5 CUARESMA

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

DÍA DEL SEMINARIO 2016

ORACIÓN

Dios Padre, que esperas con los brazos abiertos a cuantos se acercan a Ti, reconociendo su debilidad y su pecado.

Ayuda a quienes tú eliges como ministros del perdón para que, respondiendo con generosa entrega, modelen su corazón con el signo de la compasión, la comprensión y el amor.

Hazlos humildes ministros tuyos, presencia de tu misericordia en medio de este mundo, para que hagan eficaz en él la fuerza de tu fidelidad y de tu amor.

Marca su vida con el signo de una compasión que no solo comprende el sufrimiento, sino que acude a socorrer a cuantos sufren.

Transforma toda su persona en manos que acogen y acarician para ser «misericordiosos como el Padre».

Por Cristo, tu Hijo, nuestro Señor, que se entregó por nuestra salvación. Amén

PLEGARIA 4 DE CUARESMA

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

PLEGARIAS DEL HIJO (fragmento)

Voy a la casa de mi Padre, sé que su corazón clemente tiene locura de misericordia, sé que perdona seis veces seis, y aún siete veces siete; sé que abraza, estrechando con ternura materna, hasta el despilfarro de setenta veces siete.

Sé que, como un volcán vigilante, irrumpe con ardor de entrañas y los números del perdón explotan, porque nadie puede contar las olas del océano de su desvarío, de su enloquecimiento por este hijo que retorna a casa tambaleante, seguro y destrozado en pena, pero cantando bajo el almendral:

«Aquí estoy, Padre, abrázame, límpiame, aliméntame, vísteme, coróname, cántame tú». 

 Joaquín Alliende

PLEGARIA 3º DE CUARESMA

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

TE NECESITO

Enséñame cómo se va a ese país que está más allá de toda palabra  y de todo nombre. Enséñame a orar a este lado de la frontera, aquí donde se encuentran estos bosques.

Necesito que tú me guíes. Necesito que tú muevas mi corazón. Necesito que mi alma se purifique por medio de tu oración. Necesito que robustezcas mi voluntad. Necesito que salves y transformes el mundo.

Te necesito a ti para todos cuantos sufren, para todos cuantos padecen prisión, peligro o tribulación. Te necesito para todos cuantos han enloquecido. Necesito que tus manos sanadoras no dejen de actuar en mi vida.

Necesito que hagas de mí, como hiciste de tu Hijo, un sanador, un consolador, un salvador. Necesito que des nombre a los muertos. Necesito que ayudes a los moribundos a cruzar el río. Te necesito para mí, tanto si vivo como si muero. Es preciso. Amén.

Thomas Merton

REZAMOS EN CUARESMA (2)

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

TENGO SED DE TI  (fragmento)

Es verdad. Estoy a la puerta de tu corazón, de día y de noche. Aun cuando no estás escuchando, aun cuando dudes que pudiera ser yo, ahí estoy: esperando la más pequeña señal de respuesta, hasta la más pequeña sugerencia de invitación que me permita entrar.

Y quiero que sepas que cada vez que me invitas, Yo vengo siempre, sin falta. Vengo en silencio e invisible, pero con un poder y un amor infinitos […]. Vengo con Mi misericordia, con Mi deseo de perdonarte y de sanarte, con un amor hacia ti que va más allá de tu comprensión.

Un amor en cada detalle, tan grande como el amor que he recibido de Mi Padre. Vengo deseando consolarte y darte fuerza, levantarte y vendar todas tus heridas. Te traigo Mi luz, para disipar tu oscuridad y todas tus dudas. […] Vengo con Mi paz, para tranquilizar tu alma.

Cuando finalmente abras las puertas de tu corazón y te acerques lo suficiente, entonces me oirás decir, una y otra vez, no en meras palabras humanas sino en espíritu: «no importa qué es lo que hayas hecho, te amo por ti mismo. Ven a Mí con tu miseria y tus pecados, con tus problemas y necesidades, y con todo tu deseo de ser amado. Estoy a la puerta de tu corazón y llamo... ábreme, porque tengo sed de ti…

Madre Teresa de Calcuta

REZAMOS EN CUARESMA (1)

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

ENCARNACIÓN

A mi medida.

¡Tan débil como yo, tan pobre y solo! ¡Tan cansado, Señor, y tan dolido del dolor de los hombres! Tan hambriento del querer de tu Padre (Jn 4, 34) y tan sediento, Señor, de que te beban... (Jn 7, 37)

Tú, que eres la fuerza y la verdad, la vida y el camino; y hablas el lenguaje de todo lo que existe, de todos lo que somos.

Sacias la sed, la nuestra y la del campo, sentado junto al pozo de los hombres. Arrimas tu hombro cansado a mi cansancio y me alargas la mano cuando la fe vacila y siento que me hundo.

Tú, que aprendes lo que sabes, y aprendes a llorar y a reír como nosotros.

Tú, Dios, Tú, hombre, Tú, mujer, Tú, anciano, Tú, niño y joven, Tú, siervo voluntario, siervo último, siervo de todos... Tú, nuestro. ¡Tú, nosotros!

Ignacio Iglesias, sj

Contacto / Ayuda. This collection ©2021 by carlos. blog engine / cheap hosting.
Design & icons by N.Design Studio. Skin by Tender Feelings / Skin Faktory.