Categoría: "PLEGARIAS"

PLEGARIA DOMINGO 13 TIEMPO ORD.

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

¡QUE NO ME FALTE LA FE!

Si llega la noche oscura, Señor,

que la venza con la luz de la fe.

Si me alcanza el pesimismo y la angustia

que los supere con la alegría de la fe.

Si me siento acorralado por las dificultades

que sepa descubrir el trampolín de la fe.

SI me acechan dudas e incertidumbres

que se abra ante mí una hoja con palabras de fe.

¡QUE NO ME FALTE, JESÚS, LA FE!

Para responderte con generosidad

si, de mí, reclamas atención o compromiso.

Para decirte que, sólo Tú eres el Señor,

si ante mí se alzan otros dioses extraños.

Para seguirte, y no perderte,

si logro tocar el manto de tu Eucaristía,

si alcanzo gustar el manto de la oración,

si agarro, con fuerza, el manto de tu Espíritu.

¡QUE NO ME FALTE, OH SEÑOR, LA FE!

Que me posibilita mirar más allá de mi mismo,

de mis aflicciones y de mis egoísmos,

de mi bienestar y de mis intereses,

de mi comodidad o de mi pequeño mundo,

de mis proyectos y de mis debilidades.

¡QUE NO ME FALTE, SEÑOR, LA FE!

Y pueda verte, cuando estoy limpio

y sanarme cuando me encuentro por dentro sucio.

Y pueda sentirte, cuando estoy lleno de tanto;

y cercano, cuando el mundo me deja vacío.

Y pueda alabarte, cuando la vida me sonríe;

y no olvidarte, cuando la suerte me abandona.

Y te busque, cuando tantas cosas me seducen;

y te encuentre, cuando todo es nada y hojalata

Amén

Javier Leoz

EN LA NATIVIDAD DE S. JUAN BAUTISTA

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

QUE YO, SEÑOR, TAMBIÉN TE ANUNCIE

 Por mis senderos y mis propias calles

llevando, a los que me rodean, a tu CAMINO

y te conozcan y te amen

al igual que yo lo hago contigo.

Que en medio de tantos desiertos,

de los que te buscan y no te encuentran,

de los que andan perdidos y no quieren dar contigo,

de los que te conocieron y te olvidaron,

nunca me eche atrás, oh Señor,

y siga siendo heraldo de tu Evangelio,

pregonero de tus gracias y de tu presencia,

altavoz de tus verdades grandes y ciertas.

QUE YO, SEÑOR, TAMBIÉN TE ANUNCIE

Con mis palabras, pero sobre todo, con mi vida.

Con mi alegría, pero ante todo, con mi corazón.

Con mi fuerza, pero siempre, con tu Espíritu.

Con mi convencimiento, pero con tu auxilio.

QUE YO, SEÑOR, TAMBIÉN TE ANUNCIE

Que sea profeta en este mundo incierto

en el que sobra la palabrería

y echamos en falta palabras de amor y de consuelo.

Que sea un pequeño profeta, oh Señor,

y, como Juan Bautista, comunique tu llegada

que, hoy y aquí, sigues vivo entre nosotros,

empujando y sosteniendo a tu Iglesia,

alimentando las esperanzas de tu pueblo,

dando testimonio de que, Tú, eres el Hijo de Dios.

Tú, Cordero de Dios,  que vienes a salvarnos

bendícenos con tu mano siempre abierta

y que, lejos de fatigarnos,

nos des la fuerza del Espíritu Santo

para seguir siendo voces de tu Reino.

Amén.

Javier Leoz

PLEGARIA EN EL DOMINGO XI T. ORD

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

Dame fe como un grano de mostaza, Señor.

Para que, orando,

me olvide de todo lo que me rodea;

y, viviendo, sepa que Tú habitas en mí.

 

Para que, creyendo en Ti,

anime a otros a fiarse de Ti.

A moverse por Ti. A no pensar sino desde Ti.

¿Me ayudarás, Señor?

¿Será mi fe como el grano de mostaza?

 

Dame la capacidad de esperar y soñar siempre en Ti.

Dame el don de crecer y de robustecer mi confianza en Ti.

Dame la alegría de saber que, Tú, vives en mí.

Dame la fortaleza que necesito para luchar por Ti.

Dame fe como un grano de mostaza.

 

Sencilla, pero obediente y nítida.

Radical, pero humilde y acogedora.

Soñadora, pero con los pies en la tierra.

Con la mente en el cielo, pero con los ojos despiertos.

Con los pies en el camino, pero con el alma hacia Ti.

 

¿Me ayudarás, Señor?

Dame fe, como un grano de mostaza.

¿Será suficiente, Señor?

 

Javier Leoz

PLEGARIA EN LA ASCENSIÓN DE JESÚS

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

Oh, Señor, gracias por tus palabras que nos dieron vida

y  por tu mano que nos regalaron la salud.

Oh, Señor, gracias por tus gestos

que nos hicieron pensar en la Salvación de Dios

y, por tus ojos, que nos llevaron a rumiar en lo eterno.

Gracias, Señor, por tus caminos

que nos hicieron abandonar los nuestros

egoístas y perdidos en sí mismos

o colapsados del polvo, mentira y tristeza.

Después de tu tiempo, marcha Señor hacia el cielo

pero, desde las alturas, no dejes de guiarnos.

Que, nuestras voces, necesitarán de tu voz

que, nuestros pies, pedirán impulso de tu Espíritu

que, nuestro corazón, reclamará amor de tu Amor.

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

Que, en tu Ascensión, queremos agarrarnos nosotros

para compartir y ansiar  la eternidad.

Que, en tu Ascensión, nos dejas pistas y senderos

que conducen hacia esa Ciudad de Dios.

Que, después de tu trabajo valiente y sincero

mereces ser coronado y festejado

en ese lugar cerca del Padre, en estancia feliz del cielo.

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

Que, sin tu mirada, nuestras miradas caerán hacia el suelo.

Que, sin tu mano, nuestros ideales se cruzarán de brazos.

Que, sin tus palabras, nuestros labios se cerrarán en dique seco.

Que, sin tu corazón, nuestros amores serán necios o mezquinos.

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

No te decimos, Señor, adiós sino ¡hasta pronto!

Porque, bien sabemos, amigo y Señor,

que todo lo que dices o prometes, siempre cumples.

Que, tarde o temprano, de mañana o en la oscura noche

vendrás, regresarás en definitiva vuelta hasta nosotros

para que se cumpla, de una vez para siempre,

la Salvación que todos creemos,

rezamos, añoramos y esperamos.

Amén.

¡MARCHA, SEÑOR, PERO NO TE OLVIDES DE NOSOTROS!
Javier Leoz

PLEGARIA 6º DOMINGO DE PASCUA

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

QUE NO FRACASE, SEÑOR

En el intento de descubrir y pregonar

la dignidad de las personas que me rodean

sólo así, Jesús, podré ser imagen tuya:

En el testimonio del amor que se comparte y reparte,

en el convencimiento de que, el amor, engendra más amor;

en la seguridad de que, el amor, se propone y no se impone.

QUE NO FRACASE, SEÑOR

En sembrar,  con amor,  todo lo que soy y tengo.

En decir, con palabras de amor, lo que pienso y espero.

En transformar, con obras de amor,

aquello que, en tu nombre, toco con mis manos.

En llevar, con amor, tu Palabra y tu aliento,

tu mensaje y tu reino, tu presencia y tu voluntad.

QUE NO FRACASE, SEÑOR

En dar la vida, mirando si florecen resultados.

En servir, esperando algo a cambio.

En responderte, cuando el Evangelio me exige.

En continuar el camino, sabiendo hoy y siempre,

que en esa aventura yo no estoy sólo

que Tú, Señor, me acompañas.

Que, Tú, Señor, eres la fuente del AMOR VERDADERO

Amén

Javier Leoz

Delegación de Piedad Popular

Contacto / Ayuda. This collection ©2021 by carlos. blog engine / cheap hosting.
Design & icons by N.Design Studio. Skin by Tender Feelings / Skin Faktory.