Categoría: "PLEGARIAS"

ORACIÓN A SANTA MARÍA DEL PILAR

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

ATRIO SAGRADO, VIRGEN DEL PILAR

Donde buscando, se puede alcanzar lo no esperado;

sin conocer, Dios puede ser conocido;

y sin palabras, el Misterio hablar en el corazón del hombre.

TU ERES UN ATRIO, VIRGEN DEL PILAR

En el que, cuando uno entra,

Dios ya no resulta ser un extraño.

En el que, cuando uno habita,

y Cristo se hace confidente y hermano.

En el que, cuando uno descansa,

siente la fuerza y el aliento del Espíritu Santo.

TU ERES UN ATRIO, VIRGEN DEL PILAR

Para todo aquel que, aún sin conocer a Dios,

se plantea mil interrogantes y añora respuestas.

Para todo aquel que, teniendo un recuerdo de Ti,

quiere saber más de Aquel por el que Tú fuiste y eres grande.

Para todo aquel que, sintiéndose peregrino,

no está conforme con los caminos que el mundo ofrece,

sin más horizonte que el hombre mismo.

TU ERES UN ATRIO, VIRGEN DEL PILAR

En tu atrio se mantienen vivas las raíces de nuestra tierra.

En tu tierra sigue floreciendo nuestro dinamismo evangelizador.

En tus piedras seguimos edificando el templo de nuestra fe.

En tus huellas, Virgen María, nos hacemos fuertes y decididos.

En tu memoria, nuestra tierra, aprende a no olvidar lo que es.

En tu intervención, nuestra historia, recupera el brillo del ayer.

En tu atrio, Virgen del Pilar,

nuestras arenas, movedizas y traicioneras,

se convierten en cimientos sólidos de un mañana preñado con fe.

TU ERES UN ATRIO, VIRGEN DEL PILAR

Donde, en el dintel de su puerta,

está escrito la identidad de nuestra patria y de nuestros pueblos.

Donde, desde el suelo, surge como antorcha encendida

el testimonio de los que creyeron en Dios,

y de aquellos que seguimos confiando y esperando en El.

Javier Leoz

PLEGARIA PARA EL DOMINGO 28 T. ORD

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

Javier Leoz

 

Porque necesito disfrutar y sentir,

aun en medio de tantas dificultades y penas,

un momento de dicha y de fiesta,

de alegría y de amistad,

de plenitud, paz y reconciliación conmigo mismo.

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

 

Pero bañado con el traje del amor,

inundado con la fuerza de tu presencia,

calzado con el espíritu de las bienaventuranzas.

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR….SEÑOR

 

¿Me dejarás compartir tu mesa, Señor?

Es tanto lo que me falta para ser un perfecto invitado.

Digo amor, y mis obras se quedan en un vacío pregón.

Pretendo la justicia, y me busco a mí mismo.

Añoro un mundo nuevo, y lo pienso sin Ti.

Trabajo por sobrevivir, y no siempre lo hago mirando al cielo.

¿Aún sigues empeñado en invitarme, Señor?

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

 

Haz que, tu convite, llegué al lugar donde yo pueda responder.

A mi corazón, para que sólo sea para Ti.

A mi alma, para que sienta que vives en mí.

A mi caminar, para que no me sienta sólo ni desamparado.

A mi trabajo, para que mis ocupaciones no me alejen de TI.

 

SI ME INVITAS, YO QUIERO IR…SEÑOR

 

Haz que, mis palabras,  suenen a fiesta de fe.

Haz que, mis pasos, no se alejen de tus caminos.

Haz que, mi semblante, sea agradecido por la fiesta convocada.

 

SI ME INVITAS YO QUIERO IR…SEÑOR

 

Contigo, aquí en la tierra, y un día…ojala en el cielo.

Contigo, aquí en el dolor, y un día…en el gozo eterno.

Contigo, aquí en las dudas, y un día…en la gran verdad que me espera.

Contigo, aquí en las sombras, y un día…ante el rostro del Padre.

Amén.

 

PLEGARIA EN EL DOMINGO 26 T. ORD

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

MI “SI” DE CADA DIA, SEÑOR

 

Que sea para Ti con las pequeñas cosas que te ofrezco

y no en aquellas que pienso pero nunca alcanzo.

Que lo veas en el detalle que ofrezco

y no en el escaparate del mundo en el cual me pierdo.

 

MI “SI” DE CADA DIA, SEÑOR

 

Sea la verdad de mi vida,

y nunca la falsedad en la que me confundo.

Sea pronunciado por el bien como respuesta

y no ahogado por el mal que me acompaña.

 

MI “SI” DE CADA DIA, SEÑOR

 

Sea el llevar a feliz término:

cada promesa a mis prójimos,

siendo rico llevando la paz conmigo

y ofreciéndola a los que caminan a mi lado.

Desterrando el mal que me aparta de Ti

y aferrándome al bien que me habla de tu reinado.

Siendo consciente de mis posibilidades

pero sin olvidar que, Tú, me las diste de balde

 

MI “SI” DE CADA DIA, SEÑOR

 

Sea darte lo poco o mucho de mi persona.

La verdad de mi existencia.

La sinceridad de mis palabras.

La bondad de mi corazón.

El deseo y la seguridad de que, ir por donde Tú me envías,

es el mejor camino para salvarme y ayudar a los demás.

¿Aceptas mi “si”, Señor?

Ayúdame a pronunciarlo, a que sea auténtico

y, nunca, me olvide de llevarlo a cabo.

Amén.

 

Javier Leoz

ORACIÓN DOMINGO 22 T. ORD

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

 

COGERÉ TU CRUZ, SEÑOR

 

Pues su madera, bien lo sé, Jesús

es escalera que conduce a la Resurrección.

 

Cogeré tu cruz, Señor,

pues su altura, es altura de miras

para los que creen en otro mundo,

para los que esperan en Dios,

para los que, cansándose o desangrándose,

saben compartir y repartir en los demás.

 

Cogeré tu cruz, Señor

pues sus clavos, pasan la carne

pero no matan la fe.

Es la fe, quien a la cruz,

le da otro brillo y hasta otro color:

ni es tan cruel ni es definitiva.

Después de la cruz, vendrá la vida.

 

¡Dame tu cruz, Señor!

Merece la pena arriesgarse por Ti.

Merece la pena sembrar en tu campo.

Merece le pena sufrir contratiempos.

Merece la pena adentrarse en tus caminos.

sabiendo que, Tú, los recorriste primero.

 

¡Cogeré tu cruz, Señor!

Enséñame dónde y cómo.

Indícame hacia dónde.

Háblame cuando, por su peso,

caiga en el duro asfalto.

 

Quiero coger tu cruz, Señor,

porque bien lo sé,

hace tiempo que lo aprendí,

que ideales como los tuyos

tienen y se pagan por un alto precio.

 

Quiero coger tu cruz, Señor,

porque es preferible

en el horizonte de los montes

ver tu cruz

que el vacío del hombre errante.

Amén

 

 Javier Leoz 

ORACIÓN DOMINGO XXI T. ORD

PLEGARIAS Enviar opinión »

 

TE CONFIESO, QUE NO LO SÉ, SEÑOR

 

Digo amarte

cuando, media hora en tu presencia,

me parece excesivo o demasiado.

 

Presumo de conocerte

y, ¡cuántas veces!

el Espíritu me pilla fuera de juego.

 

Te sigo y escucho

y miro, una y otra vez,

hacia senderos distantes de Ti.

 

Te confieso, Señor,

que no sé demasiado de Ti.

Que tu nombre me resulta complicado

pronunciarlo y defenderlo

en ciertos ambientes.

Que, tu señorío,

lo pongo con frecuencia

debajo de otros señores

ante los cuales doblo mi rodilla.

 

Te confieso, Señor,

que mi voz no es para tus cosas

lo suficientemente recia ni fuerte

como lo es para las del mundo.

 

Te confieso, Señor,

que mis pies caminan más deprisa

por otros derroteros que el placer

las prisas, los encantos o el dinero me marcan.

 

Te confieso, Señor,

que, a pesar de todo,

sigo pensando, creyendo y confesando

que eres el Hijo de Dios.

 

Haz, Señor, que allá por donde yo camine

lleve conmigo la pancarta de “soy tu amigo.”

Haz, Señor, que allá donde yo hable

se escuche una gran melodía: “Jesús es el Señor.”

Haz, Señor, que allá donde yo trabaje,

con mis manos o con mi mente,

construya un lugar más habitable.

en el que Tú puedas formar parte.

Amén

 

Javier Leoz

Contacto / Ayuda. This collection ©2021 by carlos. blog engine / cheap hosting.
Design & icons by N.Design Studio. Skin by Tender Feelings / Skin Faktory.